Liam Neeson

En el Ring de la Vida

El sello incomparable de sus cintas de acción lo han convertido en un ícono, a tal punto de ser considerado un género en sí mismo. Es decir, para muchos, existen películas de amor, de terror, de suspenso, de ciencia-ficción, de drama y ¡las de Liam Neeson! Esas que son capaces de entretener hasta en el domingo más aburrido.

William John Neeson nació el 7 de junio de 1952 en Ballymena, Irlanda del Norte, Reino Unido. Hijo del guardia de un colegio y de la cocinera de un instituto femenino, se crio en la fe católica, en una ciudad predominantemente protestante. Fue el único varón de 4 hijos y recibió su nombre por un sacerdote amigo de la familia.

En su juventud, Liam no tenía claro su futuro profesional. Sus primeros pasos en un escenario los dio a los 11 años, en una obra colegial que aceptó porque la protagonista era la chica que le gustaba. Desde entonces siguió actuando en montajes escolares.

Dos años antes, a la edad de 9 años, se inscribió en clases de boxeo, deporte que practicó durante su adolescencia, convirtiéndose en campeón amateur y ganador del título Irish Youth Championship.

Después que le quebraron la nariz en una pelea abandonó el pugilato e ingresó al Mary’s Teaching College, de Belfast, con la intención de convertirse en maestro. Más tarde, en 1971, entró a estudiar Física e Informática en la Queen’s University de la misma ciudad. Tras dejar ambas carreras comenzó a desempeñarse en una serie de trabajos temporales, desde operario de la cervecería Guinness hasta chofer de camiones.

Fue, en 1976, a la edad de 24 años, cuando descubrió que su vocación era la actuación. Por eso tomó la decisión de matricularse en el Belfast Lyric Players Theatre, lugar en el que aprendió el oficio que le cambiaría la suerte. En su determinación influyó el difunto Ian Paisley, ex Primer Ministro de Irlanda del Norte y también reverendo, a cuya iglesia presbiteriana acudía Neeson. Al actor siempre le atrajo la forma histriónica del predicador. “Tenía una presencia magnífica y era increíble verlo desde lejos agitando la Biblia… Estaba actuando, pero de una manera increíble y vehemente”, reflexiona el astro.  

DEBUT Y TRAYECTORIA
Su primera experiencia frente a una cámara de cine fue en 1977, en la cinta cristiana “El progreso del peregrino”, donde tuvo el rol de un evangelista.

En 1981 actuó en “Excalibur”, iniciando una relación sentimental con su compañera de reparto Helen Mirren. Cinco años más tarde participó en “La misión”, en la que encarnó a un sacerdote jesuita. La fama le llega en 1987, gracias al thriller “Sospechoso”, donde fue un vagabundo sordomudo acusado de asesinato.
En 1990 sus papeles en “Darkman” y “Maridos y esposas”, de Woody Allen, le abrieron las puertas en Hollywood. En 1993 consiguió el papel estelar en “La lista de Schindler”, de Steven Spielberg, por la que fue nominado al Óscar como Mejor Actor.

Después participó en casi un centenar de rodajes, incluyendo franquicias como “Star wars”, “Furia de titanes”, “Hombres de Negro”, “Batman” y “Las crónicas de Narnia”. Aunque son las producciones de acción las que lo llevaron al estrellato definitivo. Su estatura de 1,93 y sus dotes de personaje atlético, astuto y rudo lo convirtieron en el héroe de este estilo de películas. Como entregas representativas del “Género Liam Neeson” podemos destacar: la trilogía de “Búsqueda implacable” (2008 y 2015), “Un día para sobrevivir” (2011), “Desconocido” (2011), “Caminando entre tumbas” (2014), “Sin escalas” (2014), “Una noche para sobrevivir” (2015), “El pasajero” (2018), “Venganza” (2019) y, recientemente, “El protector” (2021).

Liam está consciente de su edad, 69 años recién cumplidos, y admite la fuerte exigencia física que involucran los roles de acción. “Estoy a un hombro dislocado de perder papeles como los que hago”, bromea. Por eso mantiene una rigurosa rutina de ejercicios para estar en buen estado y potenciar la estamina.

AMOR Y TRAGEDIA
Neeson ha tenido relaciones con varias famosas del espectáculo. Se le vinculó sentimentalmente a Barbra Streisand, Sinead O’Connor, Brooke Shields, Julia Roberts y Cher.

Conoció a quien fuera su única esposa, la actriz Natasha Richardson, mientras actuaba en el reestreno de la obra “Anna Christie”, en Broadway, en 1993. Se casaron el 3 de julio de 1994 y juntos se instalaron en Nueva York. Con ella tuvo dos hijos: Michael y Daniel.

Después de 16 años de matrimonio, la inglesa murió en marzo del 2009, a la edad de 45 años, tras sufrir un accidente de esquí en Montreal, Canadá. Se resbaló en una pista para principiantes, mientras recibía una lección, acompañada de su instructor, padeciendo una grave lesión en la cabeza, que le causó muerte cerebral. Tal como lo manifestara Natasha, en vida, Liam donó su corazón, riñones e hígado, por lo que 3 personas viven gracias a este acto de generosidad.

Tras quedar viudo manifestó la gran tristeza de enfrentar el duelo. El alcohol lo acompañó en su depresión. En una entrevista, en el año 2014, señaló que todavía no superaba la pérdida de su compañera y que aún la imaginaba entrar por la puerta de la casa.

Tras el deceso de Richardson, Neeson se refugió en la pega y logró salir adelante. “No soy bueno sin trabajo”, confesó en un conocido programa de televisión, poco tiempo después del funeral. Y agregó que “sí, hay vida después de perder a un ser querido”, pues tenía que sacar adelante a sus dos hijos adolescentes. Incluso hasta el día de hoy, reconoce, le resulta difícil filmar escenas emocionalmente dolorosas; como las que tuvo que hacer en el drama romántico “Eternamente enamorados” (2019).

Aunque lo suyo ya normalmente va por el camino de la acción y el suspenso. Calificado como “el héroe de acción más improbable de los últimos años”, próximamente estrenará “The ice road”, “Blacklight”, “Memory”, “Retribution”, “Marlowe” y “Charly Johnson in the flame”. 

Derechos Reservados CineCity