Kate Winslet

Talento Titánico

Un Óscar y 5 Globo de Oro dan cuenta de una carrera que no hizo más que despegar, desde que se hundiera aquel “Titanic” de James Cameron, allá por 1997.

Es la actriz que prestó su voz y rostro a heroínas inolvidables del cine contemporáneo como “Rose”, de “Titanic” (1997), y “Clementine”, de “Eterno resplandor de una mente sin recuerdos” (2004), cada una de las cuales le reportó una nominación al Oscar. Al día de hoy, acumula 7, incluyendo la que le permitió llevarse por fin la estatuilla a casa gracias a “El lector” (2008), donde caracterizó a “Hanna Schmitz”, una ex agente nazi analfabeta.

Que hablemos de películas tan dispares entre sí solo da cuenta de un talento y una versatilidad descomunales, pues pese a incursionar siempre en distintos registros, esta británica sabe hacer magia y salir airosa de cada reto actoral que le ponen. No por nada acaba de batir el mismo récord que Nicole Kidman, al llevarse el quinto Globo de Oro de su trayectoria, por su elogiada interpretación en la miniserie “Mare of Easttown” (2021), de HBO, en la cual también tuvo labores como productora ejecutiva.

Un rol que le permitió expresar, nuevamente, su malestar por el culto al cuerpo que domina la pantalla, con el cual ha tenido que lidiar prácticamente toda su carrera. Cuando el director planteó retocar digitalmente su barriga, al editar una escena de contenido sexual, ella se negó rotundamente. Por el mismo motivo, devolvió 2 veces el afiche promocional de “Mare of Easttown”, exigiendo que no le retocaran el rostro en la fotografía. La misma Kate contó que cuando los publicistas le decían que no podían hacer eso, ella les respondía: “Sé cuántas arrugas tienen mis ojos, por favor pónganlas de nuevo’”.

VOCACIÓN FAMILIAR
Nació hace 46 años en Reading, Inglaterra. Ha estado casada 3 veces y tiene 3 hijos, entre 21 y 8 años de edad. La vocación artística corre por sus venas, pues tanto sus padres como sus abuelos fueron actores de carácter y por eso, a temprana edad, empezó su carrera profesional, primero haciendo comerciales, para luego tomar clases e incursionar en el teatro.

Bastó que asistiera a su primer casting cinematográfico para que Peter Jackson (“El señor de los anillos”), la fichara como una de las protagonistas de “Criaturas celestiales” (1994), donde se puso en la piel de “Juliet”, una obsesiva adolescente que ayuda a su mejor amiga a asesinar a su madre.

Al año siguiente vendría su primera postulación al Óscar, por el sólido retrato que hizo de la romántica “Marianne” en “Sensatez y sentimientos” (1995), de Ang Lee, donde compartió pantalla con Emma Thompson y Hugh Grant, para luego dar el salto al papel que la catapultaría al estrellato, el de “Rose”, la joven aristócrata que se enamora de un talentoso artista sin dinero, a bordo del malogrado transatlántico Titanic.

Una tragedia en la ficción que le reportó una dilatada amistad con su coestrella, Leonardo DiCaprio, con quien más tarde volvería a coincidir en el set de “Solo un sueño” (2008), drama dirigido por Sam Mendes -su marido por ese entonces-, que gira en torno a un matrimonio que lucha por resolver sus problemas personales, mientras tratan de criar a sus hijos, a mediados de la década del 50.

Son tan cercanos que, en una reciente entrevista, Kate contó que hace poco pudieron reunirse en Los Ángeles, luego de 3 años sin verse, producto de la pandemia. “No podía parar de llorar. Hemos sido amigos la mitad de mi vida”, declaró. “Tal como tantas amistades a nivel global, nos habíamos extrañado por el covid”, comentó.

Su próximo gran proyecto la puso nuevamente bajo las órdenes de otro viejo conocido: el cineasta James Cameron, el mismo de “Titanic”, quien le dio el papel de “Ronal” en la esperada “Avatar 2”, que se estrena a fines de este año. No es descabellado vaticinar que juntos, una vez más, van a pulverizar la taquilla.  

Derechos Reservados CineCity