Jessica Alba

Confesiones De Una Diva

De ascendencia latina y europea es considerada una de las actrices más atractivas de Hollywood. Hoy, a sus 40 años, ha logrado la paz y estabilidad que le fueron tan esquivas en su niñez y adolescencia.

Su debut en el cine fue a los 13 años. A partir del 2000 llenaba las revistas para adolescentes con su particular belleza, metro 69, ojos marrones y piel canela. Una mezcla heredada de su madre danesa y de su padre de raíces indígenas mexicanas.

Jessica Marie Alba nació el 28 de abril de 1981, en Pomona, California. Criada de forma conservadora, la pequeña soñaba con ser actriz desde los 5 años, anhelo que cumplió a los 12, cuando ganó una beca para tomar sus primeras clases de actuación. Su desempeño la llevó a estudiar en el Atlantic Theatre Company. Ahí destacó interpretando distintos tipos de personajes. En la pantalla gigante debutó con la comedia “Un campamento en ninguna parte” (1994). Luego apareció en las series de televisión “El mundo secreto de Alex Mack” (1994-1998) y “Flipper” (1995-2000), que le dio la oportunidad de mudarse por un tiempo a Australia, lugar donde se grababa el programa.

Con 18 años fue parte del elenco de “Jamás besada” (1999) y “Paranoia” (2000). James Cameron (“Titanic”) la reclutó para su serie “Dark Angel” (2000-2002), lo que le permitió ascender en su carrera y ser nominada al Globo de Oro el 2002. Más tarde resaltó en “Sin City” (2005), del realizador Robert Rodriguez, y “Los 4 Fantásticos” (2005), dirigida por Tim Story. Volvió a trabajar con Rodriguez en “Machete” (2010) y en “Machete kills” (2013), entre otras.

EL OTRO LADO DEL ÉXITO
Actriz, empresaria, esposa y madre. Su vida, sin embargo, no fue siempre color de rosa. Su infancia se vio truncada por una serie de complicaciones de salud. Solo conocía de médicos y quirófanos. Sufría neumonía varias veces al año y también padecía asma crónica. Por si fuera poco, experimentó el colapso de sus pulmones y la ruptura de su apéndice. Recién a los 11 años empezó a estabilizarse. Su frágil salud no le permitió asistir al colegio y se convirtió en una niña solitaria. En los años venideros ello comenzó a quedar atrás gracias a pequeños talleres teatrales en los que se inscribió antes de ganar la mencionada beca actoral.

Jessica fue criada en un hogar católico. Siempre tuvo problemas con su imagen. Y sentir la mirada de los hombres, la incomodaba. El sacerdote de su parroquia le dijo que vestía provocativa y que por eso todos la miraban. Ella terminó alejándose de la religión.

Su carrera cinematográfica tampoco estuvo exenta de problemas. Tuvo fuertes desacuerdos con Tim Story, director de “Los 4 Fantásticos”. “Todo lo que yo hacía estaba mal para él ¡Todo! Me humillaba en frente de mis compañeros. Muchas veces me señaló que era un error que estuviese en el filme. Terminé odiando este mundo, solo quería renunciar”, recordó la diva, que muchas veces salió elegida dentro de las más sensuales de Hollywood.

En el 2004 conoció a Cash Warren, hijo del actor Michael Warren, con quien compartió el plató durante el rodaje de “Los 4 Fantásticos”. En mayo del 2008 se casaron en Los Ángeles. Hoy son los felices padres de Honor Marie (13), Have Garner (10) y Hayes (4).

El 2011 empezó a pensar en la idea de crear un pequeño negocio que, con el paso del tiempo, se ha vuelto una empresa muy bien posesionada. The Honest Company produce y comercializa productos sustentables de cuidado personal, para bebés y para el hogar. Un orgullo adicional para Jessica, quien hace poco estrenó el cortometraje de acción “Dubai presents: A five-star misión” (2021), coprotagonizado por Zac Efron, destinado a resaltar las atracciones turísticas del enigmático Dubái.  

Derechos Reservados CineCity